La invención del CD o disco compacto hace 4 décadas, fue un suceso muy importante para la época digital tal y como la conocemos ahora. Marco un antes y un después en la forma en la que se podía almacenar y transportar información de forma compacta. Fue parte esencial en la evolución de los juegos y la evolución de los dispositivos de entretenimiento.

La primera vez que el CD reemplazo al cartucho fue en la consola de CD-I de Philips en el año 1991. A pesar de que la consola fue un fracaso, el CD quedo firme para acompañar a las diferentes consolas por las próximas décadas hasta día de hoy.

El CD en la última década ha sufrido una baja en uso muy alta, esto debido a la digitalización y al internet. Los usuarios ahora tienen la opción de poder descargar sus juegos de forma fácil y sencilla por medio de la tienda online de la consola, sin tener que salir de la comodidad de su casa, tener el riesgo de ser estafado, o que la tienda se quede sin copias del juego.

Lo anterior sin mencionar el gran problema que ya le ha pasado a la mayoría de personas que en algún momento hayan usado un CD, y es que estos se ensucian o se rayan con el tiempo. Al ocurrir esto el disco pierde información vital, por lo que empieza a perder sonidos, perder texturas, y repetir fragmentos de manera infinita; de ahí la frase “Parece un disco rayado”. cuando una persona es muy repetitiva.

Para terminar de rematar al CD, Sony Entertainment, una de las empresas más importantes de la industria; que es dueña de la PlayStation, tomo decisión de omitir el lector de CDs de la consola principal. obligando a pagar a sus clientes 100 dólares más para poder obtener la consola con lector de CDs.

El internet, las descargas en línea, y las redes sociales lograron algo que hace 20 años hubiera parecido imposible, la posible desaparición del CD. Con ella también desaparece los diferentes aparatos electrónicos que se usaban exclusivamente para poder reproducir su contenido.