Desde la creación de los videojuegos, que ya estos fueron una completa revolución para la industria digital, realmente no se imaginó innovar algo más allá de la mejora de los gráficos en 2D que a estos juegos se dedicaban, todos se centraban más que nada en la mejora de la estética en cuanto a lo visual. Durante casi 20 años se trabajó de esta manera, al menos, hasta que llegó la quinta generación de consolas: La era del 32 y 64 bits.

Lo más importante de esta generación, fue introducir el CD-ROM como alternativa a los cartuchos, lo que brindó mayor almacenamiento, introducción a la calidad del audio y el full motion vídeo. Gracias a esto, se logró usar el modelado 3D poligonal para adaptarlo a un videojuego junto con sus respectivas animaciones, además del uso de texturizados para darle mayor forma y profundidad a los objetos. La era plana del 2D se había ido.

unocero - Nintendo a la caza de responsables de la versión de PC de Mario 64
Super Mario 64 – Interior del castillo de Peach

El aspecto de estos juegos era muy específico, construcciones poligonales que simulaban formas redondeadas, que hoy en día se verían anticuadas o mediocres en cuanto al modelado. Sin embargo, en su era de salida, fue toda una revolución, gráficos innovadores que, en ese entonces, se pensaba que nunca serían superados.

Pero claro, el aspecto gráfico no es todo lo que revolucionó a la industria, sino también la creación de la cámara. Muchas veces, esta solo seguía al movimiento del jugador, que, si bien era algo innovador e inimaginable años atrás, la cámara interactiva creó la verdadera revolución.

Que el jugador con ayuda de un joystick pudiera mover no solo al personaje, sino también el encuadre del juego, generó los primeros pasos para la inmersión del jugador en el mundo del juego, una especie de realismo para la época que dio las bases para la gran mayoría de los juegos que se crean hoy en día. El mejor ejemplo para hablar de esto es Super Mario 64 (1996) ya que es un referente para hablar de la gran libertad de acciones y movimientos que el jugador tenía gracias a las mejoras de la consola, que vaya, lleva el nombre de la nueva generación «Nintendo 64«

eSports: El 'infierno' de desarrollar juegos para Nintendo 64 | Marca.com

Sin embargo, Nintendo tuvo una gran época de negación al no querer cambiar los cartuchos por el CD-ROM, lo que suponía tener menos espacio de almacenamiento, y así mismo, ciertos problemas en cuanto al texturizado de sus modelos 3D, además de que eran mucho más costosos de producir. Debido a esto, muchas compañías dejaron de apoyar a Nintendo, pero este no se dejó flaquear y siguió adelante con su consola, de la cual estaban muy orgullosos.

Y como no, les salió bastante bien. Si bien su catálogo de juegos no era tan amplio como los de sus competidores, sus juegos de gran calidad fueron los que hicieron boom con la Nintendo 64, tanto que, hasta el día de hoy, muchos son recordados como parte de la vida de muchas personas, convirtiendo a la N64 en todo un ícono de la quinta generación de consolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.