Con una historia tan abrumadora no sería de extrañar alguna que otra ridiculez o hecho extraño en el mundo de las IA, ya sea por programadores con tiempo libre o por necesidad en el desarrollo. Hay algunas situaciones interesantes de conocer sobre este mundo tan formal, que sin importar si es coincidencia o intención, merecen tener un lugar en la historia.

IA con documentos legales: Así como una persona, hay programas que el gobierno les ha dotado de ciudadanía y pasaporte. Esto no es en vano, pues se trata de programas tan complejos que su grado de imitación humana es impresionante, por ejemplo, el robot humanoide Sophia, desarrollado por Hanson Robotics. A este robot se le dio ciudadanía en Arabia Saudita, y generó controversia dado a las difíciles condiciones para conseguir documentos legales en el país. Se dice que este movimiento es una estrategia publicitaria para mostrar la locación como una vanguardia tecnológica.

La mayoría de IA’s son mujeres: La personificación que se les ha dado a estas máquinas viene respaldada por un estudio que demostró que la voz femenina es más atractiva para hombres y mujeres, por ello es que curiosamente la mayoría de asistentes vienen con esta característica, por ejemplo Cortana, Alexa, Siri, la asistente de Google, etc. Incluso Sophia, expuesta anteriormente.

No todo es IA, también hay Machine Learning: Muchas personas hablan ampliamente de Inteligencia Artificial como si eso abarcara todo lo que implica, sin embargo hay que hacer una de muchas diferencias que hoy en día son las más básicas: Inteligencia Artificial es programada mientras que Machine Learning aprende. Para empezar, hay que decir que ambas son programas, pero Machine Learning, como su nombre indica, tiene la peculiaridad de ser capaz de aprender sobre los datos que le llegan. Y no se trata de repetir datos básicos que previamente fueron dados, sino de un análisis por parte del programa para identificar patrones y predecir recomendaciones basados en el mismo, como el algoritmo de Spotify por ejemplo.

Cortana proviene de un videojuego: El asistente de Windows, Cortana, es un nombre icónico para los jugadores de Halo, pues este programa es la personificación de una IA ficcional con el mismo nombre. La función de Cortana no ha cambiado aun fuera del juego, ya que su función es de ser un asistente para el usuario. La diferencia está en que la Cortana de Halo es mucho más avanzada que la de Windows, porque en ese universo se habla de una tecnología del año 2500 combinada con guerras intergalácticas con extraterrestres. Además, en el juego ella también es tu amiga, mientras que en Windows su papel es más general.